Tengo uno de esos trabajos repetitivos y monótonos en los que uno se pasa la mayoría del tiempo fantaseando sobre su propia muerte: trabajo en un banco. Trabajo en una oficina en la que varios cientos de personas ejecutan tareas mecánicas durante siete u ocho horas al día.

Un día, no recuerdo la causa, comencé a notar cómo algunas personas utilizan su creatividad para evadirse de la realidad, aunque sólo sea por unos minutos cada vez. El resultado es a veces sorprendente y predecible otras; puede ser gozoso o deprimente; es siempre maravilloso a su manera.

Hace algunas semanas, enseñándole a mi hermano algunas fotos que hice en mi oficina, me sugirió que estas creaciones terapéuticas serían una buena excusa para un blog. Este es el resultado directo de aquella conversación.

Este blog está dedicado a sacar a la luz y divulgar el subproducto inesperado de los trabajos de hoy en día. Un fenómeno que afecta a todas las industrias y localizaciones. Por supuesto no todos los trabajos son constantemente tediosos, pero sólo unos pocos preciosos trabajos están exentos del aburrimiento periódico. Y el aburrimiento hace acto de presencia es cuando sucede algo maravilloso: la gente se defiende de la desesperación dibujando, o haciendo esculturas desesperadas, escribiendo rimas… Eso es El Arte del Curro.

El proceso comienza con los niños encontrándose por primera vez en la escuela con horarios de 9 a 5, que siguen a lo largo de su educación. Rápidamente se crea un entorno en el que la presencia física es un requisito no negociable. Después, unos empleos mal concebidos combinados con programas de motivación de RRHH desembocan inevitablemente en el efecto inesperado de millones de personas alrededor del mundo trabajando incansablemente en sus creaciones artísticas… de 9 a 5 (más horas extra).

Este blog es una celebración de ese empeño de algunas personas por sacar algo bueno de una mala situación. Una expresión de respeto y admiración hacia esas personas que consiguen “estar” a la vez que se ausentan; retirados en sus propias mentes. Creando belleza. A todos vosotros: gracias por mostrarnos a los demás que hay esperanza.